EólicaNoticias

El primer aerogenerador de madera ya está dando luz a 400 hogares suecos. Sus impulsores creen que es el futuro

El material también permite hacer torres más altas y fáciles de transportar, según sus impulsores.

Miles de aerogeneradores se acercan al final de su vida útil y seguimos dándole vueltas a cómo hacer turbinas más sostenibles y fáciles de transportar. En Suecia han recurrido al material que mejor conocen: la madera.

Una idea que sedujo a Vestas. La empresa sueca Modvion cree que construir la torre de los aerogeneradores con madera es el futuro.

Hay que talar árboles, ciertamente, pero las ventajas del material pueden ser atractivas para la industria eólica. Tan es así que el gigante europeo Vestas ha acabado invirtiendo en la idea a través de su brazo de capital riesgo.

Ya tienen uno funcionando. El primer aerogenerador de madera de Modvion se encuentra en funcionamiento a poca distancia de Gotemburgo. Está conectado a la red sueca y, con sus 2 megavatios de potencia, ha empezado a suministrar electricidad a unos 400 hogares.

Casi indistinguible a simple vista de uno de acero, su torre mide 105 metros. Unos 150, si sumamos el rotor (cuyas aspas, eso sí, están hechas de fibra de vidrio).

Madera para llegar más alto. Modvion cree que la madera le permitirá hacer torres el doble de altas, de forma que sus rotores puedan situarse a más 300 metros de altura, que es el actual récord de los fabricantes chinos.

El acero es resistente y duradero, pero a medida que los aerogeneradores crecen en altura, su diámetro también lo hace, dificultando el transporte por carretera y limitando su instalación. La madera es más ligera y se puede cortar en pequeños cilindros para facilitar su transporte. Los cilindros simplemente se apilan.

Pegamento en lugar de tornillos. La modularidad no es exclusiva de la madera: las torres de acero también pueden transportarse en módulos cilíndricos, pero atornillar las piezas aumenta los costes de instalación y mantenimiento, según Modvion, que prefiere usar madera y pegamento.

Las gruesas paredes de sus torres están hechas con 144 capas de madera laminada y tienen una capa exterior blanca que las protege de las inclemencias del tiempo.

Huella de carbono negativa. La fabricación en acero con altos hornos depende muchas veces de los combustibles fósiles. Modvion afirma que sus torres tienen huella de carbono negativa desde antes de salir de la fábrica.

Su argumento es el siguiente: la madera se extrae de los árboles, que eliminan dióxido de carbono de la atmósfera cuando están vivos. Al talarse, el carbono se almacena en la madera. Mientras la madera no se queme ni se pudra, el carbono no vuelve a liberarse.

Genios. Siempre que la tala sea sostenible, claro. Les propongo asociarse con estos otros que quieren hacer aspas de bambú y hongos para que los aerogeneradores del futuro sean totalmente sostenibles y reciclables.

Fuente: xataka.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verifica también
Cerrar
Botón volver arriba