Ir al contenido

19 agosto, 2014

3

Perú: Sube el costo de la electricidad, adiós a la ventaja comparativa

El aumento gradual perjudicará la competitividad del país y las industrias de extracción serán las más afectadas. Más allá de los precios, un contexto de racionamiento futuro agravaría la situación.

 

energía_eléctrica

 

APOYO Consultoría proyecta que, en el 2014, las tarifas eléctricas se incrementarán hasta en 10%. Así, en los próximos años, el Perú podría perder una de sus pocas ventajas comparativas: el bajo costo eléctrico. Los sectores más perjudicados serían el minero, y la industria del hierro y del acero.

DIFERENCIA A FAVOR

En febrero, Osinergmin informó que las tarifas eléctricas para el sector industrial registrarían un incremento de 5.6%. El aumento en sí no afecta en gran magnitud la mencionada ventaja comparativa del Perú en este aspecto. El costo de la electricidad en el Perú es uno de las más bajos de la región: las industrias chilenas y colombianas pagan, respectivamente, 54.8% y 104.7% más que sus pares peruanas.

 

Sin embargo, el efecto podría sentirse en unos años. Si bien el precio de la electricidad hoy no es un factor determinante para la competitividad industrial, sí ha favorecido en buena parte a las industrias peruanas.

 

Los principales sectores afectados serían la minería, y la industria del hierro y el acero, las que más utilizan energía eléctrica. Algunas empresas optarán por la cogeneración –proceso en el cual se genera energía eléctrica y energía térmica (en este caso, vapor de agua)– para ahorrar en energía. Otras buscarán amortiguar el impacto de las mayores tarifas a través de la mejora en sus proceso productivos o la adquisición de maquinaria más eficiente.

LO QUE SE VIENE

El COES —organismo encargado de operar el sistema eléctrico peruano— se verá forzado a utilizar fuentes de energía caras (como el diesel, derivado del petróleo, o la proveniente de los recursos energéticos renovables, como la solar), lo que derivará en un incremento de costos.

 

En el largo plazo, la situación se complica más, pues se podría generar un contexto de racionamiento eléctrico y no sólo de costos más altos. La probabilidad de que ello ocurra depende de si el proyecto Gasoducto Sur Peruano se logra implementar en el 2019 y si los proyectos hidroeléctricos no se detienen a partir de ese año.

 

Más aún, las reformas que podría implementar el Gobierno para que el sistema eléctrico peruano sea más eficiente —como desregular el precio del gas del lote 88 para los generadores eléctricos— también resultarán en tarifas eléctricas más caras.

 

De este modo, el contexto próximo es uno de mayores costos eléctricos que impactarán a la industria en general. En la edición impresa de Semana Economica se realiza un análisis más detallado de este eventual escenario.

Fuente: semanaeconomica.com

Entradas relacionadas

3 Comentarios Publica un comentario
  1. avatar
    Hernan Salazar
    Dic 11 2015

    El Perú necesitaba centrales de generación como reserva que permita cubrir el 37% de la demanda nacional para el caso en que EL DUCTO DE CAMISEA deje de operar por fuga, sabotaje u otros motivos, siendo el ÚNICO motivo de racinamiento SI Y SÓLO SI cesa la instalación de centrales de generación base (hidroeléctricas y centrales a gas natural), estando cubierta la demanda con centrales de emergencia con diesel y gas natural de poxos del norte del Perú. El racionamiento no ocurrirá entonces, ya que siguen instalándose centrales base y se ayudará con centrales solares y eólicas que tienen menor costo de generación que las de diesel. Más vale prevenir pagando más tarifas que remuneren las centrales de reserva diesel que dejar de producir y perder cuota de mercado de nuestras exportaciones. Se debe evitar a cualquier costo. ¿Capicci?

    Responder
  2. avatar
    RISTER B. CASAZOLA BLANCO
    Nov 15 2014

    El estado peruano debe fortalecer el impulso de la interconexión eléctrica del país, acelerando los procesos para la obtención de las autorizaciones medio ambientales, en un menor tiempo, discrepo con
    la propuesta de 3.5 años, sugiriendo que debería ser en un plazo no mayor a 02 años para así lograr que la construcción de una línea de
    transmisión desde su concepción hasta su puesta en servicio sea lo menos posible, por que cada año que se retrasa, hace que el déficit de energía se acreciente y por ende se eleven los precios de la misma.

    Responder
  3. avatar
    Carlos Polo
    Ago 20 2014

    Es la opinión más especulativa que he leido en los tres últimos años, el analisis de la sensibilidad de los costos que afectan la producción, me parece que el rubro energía en Perú, es demasiado pronto para especular, además este rubro es un buen negocio, el reto debe verse como una oportunidad de inversión y no como desventaja competitiva. producir energía más barata está en manos del sector privado.

    Responder

¿Qué opinas?, deja tu comentario.

(required)
(required)

Nota: Se permite código HTML. Tu correo electrónico nunca será publicada.

Subscríbete para comentar