Ir al contenido

26 enero, 2017

La enorme capacidad solar de China se convierte en energía desperdiciada

La oferta de energía solar en China supera de largo la demanda actual, que no es capaz de asumirla y provoca que en provincias como Gansu se derroche el 39% de la producción.

 

Foto: Una granja de energía solar en China. Crédito: Kevin Frayer | Getty Images.

Foto: Una granja de energía solar en China. Crédito: Kevin Frayer | Getty Images.


 

La épica borrachera solar de China ha alcanzado nuevas cotas durante los primeros seis meses de 2016, gracias a que el país ha añadido más de 20 gigavatios en nuevas instalaciones solares. Esto supone casi el triple que durante el mismo período del año pasado, y es más que la capacidad total instalada en todo el mundo sin incluir Alemania, Japón y Estados Unidos.

 

Sin embargo, hay señales que indican que este crecimiento comienza a debilitarse. La empresa de inversiones Macquarie Capital informó el mes pasado que muchas de las granjas solares construidas este año se terminaron de forma apresurada para cumplir con la fecha límite del 1 de julio, momento en el que finalizaban las subvenciones del Gobierno para construir nuevas instalaciones solares. Se espera que se produzcan más recortes durante el próximo año, en un intento gubernamental por controlar este desarrollo desenfrenado.

 

Actualmente, China posee una capacidad de energía solar de 63 gigavatios, más que ningún otro país. Al mismo tiempo, se siguen desarrollando proyectos eólicos, solares, nucleares e hidroeléctricos, incluso ahora que la demanda energética de China es prácticamente inexistente. Pekín (China) también tiene problemas para hacer frente a sus compromisos financieros con los desarrolladores de sistemas solares: todavía tiene que pagar 21.000 millones de yuanes (unos 2.830 millones de euros) en concepto de subvenciones y ayudas por instalar energía solar.

 

Se espera que el Gobierno haga público pronto su plan más reciente para el sector energético, el cual tendrá una duración de cinco años. Según estiman los analistas, los objetivos medios para nuevas instalaciones solares podrían descender hasta 15 gigavatios al año (una cantidad enorme según los estándares de cualquier otro país que no sea China, pero muy inferior a la estimación total de este año).

 

Gran parte de la nueva energía solar generada, especialmente en las desérticas provincias del oeste de China, ni siquiera está conectada a la red de suministro. Eso significa que mucha de esta energía se desperdicia: se derrocha el 39% de la producción en la provincia de Gansu, y más de la mitad en Xinjiang, según la Asociación de la Industria Fotovoltaica. Forma parte del exceso de oferta a largo plazo que también afecta a industrias como la del carbón, el acero y el hormigón en China.

 

El director ejecutivo de Asia Business Council con sede en Hong Kong (China), Mark Clifford, escribió el mes pasado: “Todos sabemos la tendencia china a invertir de forma desmedida, lo que provoca un exceso de capacidad inmenso”. Y añade: “¿Por qué iba a ser diferente con la electricidad?”.

 
Fuente: technologyreview.es

Entradas relacionadas

¿Qué opinas?, deja tu comentario.

(required)
(required)

Nota: Se permite código HTML. Tu correo electrónico nunca será publicada.

Subscríbete para comentar