ActualidadGeotérmicaNoticias

La nueva tecnología de Islandia sacude la energía geotérmica mundial

La sabiduría convencional afirmaba que el modelo energético islandés, centrado en la geotermia, no podía exportarse ni estudiarse. Las nuevas tecnologías lo están cambiando.

Entre los muchos datos comunes sobre Islandia (Björk, ajedrez en Reikiavik y sagas vikingas), muchos conocen el apodo de la isla: «La tierra del fuego y el hielo». Los bellos paisajes atraen a los turistas hacia volcanes y géiseres, y contribuyen a un modelo energético limpio de fama internacional que obtiene el 99% de la electricidad de energías limpias mediante una combinación de fuentes geotérmicas e hidroeléctricas.

El elemento geotérmico de este entramado es vital para el éxito y la rentabilidad del modelo. La opinión generalizada era que el modelo energético islandés era único y no podía exportarse ni reproducirse. Ahora, gracias a una serie de innovaciones científicas, Islandia puede acabar siendo un modelo para la política energética de muchos países y regiones de todo el mundo.

Los bellos paisajes atraen a los turistas hacia volcanes y géiseres, y contribuyen a un modelo energético limpio de fama internacional que obtiene el 99% de la electricidad de energías limpias mediante una combinación de fuentes geotérmicas e hidroeléctricas.

La extracción eficaz de energía geotérmica natural requiere la concurrencia concentrada de tres factores:

  • Tierra permeable
  • Calor subterráneo
  • Agua

Esto se manifiesta en forma de volcanes activos, respiraderos geotérmicos, fuentes termales y géiseres. La actividad geológica mantiene alta la temperatura en el interior de la Tierra, lo que permite acceder a la energía extraíble de la superficie del planeta. Si falta una sola característica, la producción geotérmica a escala es difícil. Esta es la razón por la que incluso zonas tectónicamente activas como Japón, la Patagonia, África Oriental y Nueva Zelanda se quedaron históricamente rezagadas en producción geotérmica y por la que ésta es tan escasa.

Aunque Islandia tiene la suerte de reunir las tres características necesarias para disponer de energía geotérmica accesible, el modelo islandés de energía geotérmica no se debe únicamente a la dotación natural. El modelo islandés se basa en la creación de circuitos de retroalimentación positiva en los que la actividad geológica complementa los puntos fuertes y débiles de otras fuentes de energía verde, en lugar de limitarse a generar electricidad para el consumo. En principio, Islandia podría utilizar su energía geotérmica mucho más para todo.

En cambio, su energía geotérmica ayuda a complementar los paneles solares, hace que la energía hidroeléctrica sea más consistente, calienta la tecnología de captura de carbono y mucho más. El uso de la energía geotérmica como multiplicador de fuerza convirtió a Islandia en uno de los países más eficientes del planeta desde el punto de vista energético. Ahora, las nuevas tecnologías están llevando estos beneficios a otros lugares.

Japón, uno de los países con mayor actividad tectónica del planeta, está a la vanguardia de esta extravagancia de energía geotérmica, casándola con la energía mareomotriz. IHI Corporation y Mitsubishi Heavy Industries trabajan conjuntamente en un generador experimental de energía mareomotriz, Kairyu, que ya aprovecha la corriente de Kuroshio al este de Honshu.

Anclando la turbina flotante o sumergible sobre una serie de cables flexibles, Kairyu captará la energía térmica del fondo oceánico y de la marea. Sus competidoras, Chubu Electric y Toshiba Energy Systems, decidieron ceñirse a tierra firme, utilizando una avanzada tecnología de perforación para extraer eficazmente la energía geotérmica de las profundidades del subsuelo.

Japón, uno de los países con mayor actividad tectónica del planeta, está a la vanguardia de esta extravagancia de energía geotérmica, casándola con la energía mareomotriz. 

Chile, conocido en los círculos energéticos sobre todo por la extracción de litio y las polémicas sobre su nacionalización, puso parte de sus esperanzas en la diversificación energética a través de fuentes geotérmicas. Chile ya inició iniciado una transición a gran escala hacia el uso de la energía solar y eólica, pero esto adolece del problema común de la inconsistencia energética. Inspirándose en la experiencia de Islandia, Chile quiere utilizar la geotermia para complementar la consistencia de sus otras fuentes de energía.

Esto se hace con una nueva tecnología que mezcla las lecciones técnicas obtenidas de la fracturación hidráulica reutilizando viejos pozos de petróleo y gas para excavar aún más profundo y extraer energía geotérmica. Estas iniciativas están encabezadas por la empresa italiana Enel Green Power, que inauguró la primera planta geotérmica de Chile. El Gobierno chileno ya previó más geotermia, potenciando el Centro Chileno de Excelencia Geotérmica.

La energía geotérmica también se está abriendo paso en África, un continente que sufre escasez energética. La central keniata de ciclo binario Olkaria III está gestionada por Ormat Technologies, líder mundial en energías renovables y geotermia con raíces israelíes para extraer energía geotérmica a poca profundidad en la zona del Rift de África Oriental. Este proyecto recibió una amplia atención de las organizaciones internacionales de desarrollo, ya que su éxito podría ampliarse a una energía más asequible y limpia para regiones empobrecidas que la necesitan desesperadamente.

No hay razón para que Estados Unidos no pueda seguir los pasos de estas empresas energéticas extranjeras. En la actualidad, Estados Unidos invierte muy poco en energía geotérmica. Sólo hay centrales geotérmicas en 7 estados norteamericanos, a pesar de que son prácticas en muchos más. El proyecto geotérmico emblemático de Estados Unidos, Sonoma 3, es un proyecto obsoleto construido antes de que los conocimientos y la tecnología modernos transformaran la energía geotérmica.

En los raros casos en que la energía geotérmica se tiene en cuenta en la cartera energética estadounidense, casi siempre se pasan por alto las ideas clave que deberíamos extraer del resto del mundo. La energía geotérmica es útil porque su fiabilidad le permite complementar fuentes de energía renovables de mayor volumen pero menos fiables.

Por desgracia, los míseros 74 millones de dólares destinados por la administración Biden a la geotermia son insuficientes para resolver este problema. El sector privado no está mucho mejor, y las mejores empresas geotérmicas estadounidenses van a la zaga de sus competidoras extranjeras. A menos que los sectores público y privado desarrollen conjuntamente una tecnología innovadora y económicamente eficiente, los gigavatios de energía que hay bajo nuestros pies seguirán desperdiciándose.

Fuente: forbesargentina.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verifica también
Cerrar
Botón volver arriba