Ir al contenido

7 septiembre, 2014

Videocurrículum de Nikola Tesla

¿Un videocurrículum de Nikola Tesla elaborado por el propio Nikola Tesla?

 

 ¿Por qué iba a necesitar Nikola Tesla hacer su propio videocurrículum?

La respuesta a esta pregunta se halla en el propio final de este extraño documento: una vez más, como una constante en su vida, el pobre Tesla se ve en la obligación de solicitar financiación para sus inventos e ideas, así que realiza un videocurrículum. Lógico. Al margen de esto, este documento ha venido a corroborar lo que los historiadores especialistas en el inventor serbocroata habían confirmado hacía ya tiempo: a Tesla le encantaba hablar de sí mismo.

 

 nikola tesla

Datos personales

En el primer bloque de este currículum, Tesla recuerda los días en su aldea natal de Smijlian, y especialmente la capacidad inventora de su madre, algo que remarcó en muchos de sus escritos con el fin de aclarar de dónde procedía su ADN creador. El motor de escarabajos que menciona fue, efectivamente, uno de sus primeros inventos. Nunca conoceremos las posibilidades comerciales de este artilugio por culpa de un amigo de la infancia aficionado a comer coleópteros. Es revelador que no mencione otras anécdotas históricas más o menos conocidas, como su devoción por las cataratas del Niágara o aquel episodio en el que se convirtió en el héroe del pueblo por desatascar la recién estrenada bomba de incendios. Como era de prever, ninguna mención a la muerte de su hermano mayor, Daniel.

 

Formación académica

Sus años de estudiante: uno de los episodios más oscuros en la vida del inventor. De ahí la expectación a la hora de analizar sus palabras en este bloque del videocurrículum. Pero seamos sinceros: Tesla no ofrece mucha más información de la que ya dio en otros escritos. Es reseñable el gesto de desprecio cuando confiesa no tener ningún título académico, aunque fue en aquellos años – y por el reto de un profesor de la Universidad de Graz -, cuando se gestó en su interior la semilla que terminaría eclosionando en su invento más famoso: el motor polifásico de corriente alterna. También evita mencionar que su afición al juego derivó en una obsesión ludópata de la que costó salir (era un profesional del billar). Y en general confirma el carácter autodidacta que marcaría toda su vida.

 

Experiencia laboral

Curioso que, a pesar del formato moderno de currículum, Tesla mantenga el estilo clásico de mencionar no en qué se trabaja, sino con quién. Edison, Westinghouse y J.P. Morgan desfilan por el teslablog sin especial acritud por parte del serbocroata (¿por qué las marionetas?). Un detalle de este bloque -y que está provocando chorros de tinta entre los analistas- es el supuesto “lapsus” que el inventor comete al enumerar alguno de sus inventos y mencionar el “helicóptero de despegue vertical”. Es cierto que diseñó un sistema de despegue vertical, pero hasta donde se sabe no hay constancia de que participara en la invención del helicóptero, aunque esto está siendo aún objeto de estudio y debate.

 

Habilidades

El estilo hagiográfico que Tesla solía emplear en sus escritos cuando hablaba de sí mismo se transmite también delante de la cámara, aunque debemos reconocer que no exagera. Su método de trabajo, de sobra conocido, consistía en diseñar mentalmente todos sus inventos y creaciones sin dibujar una sola línea, algo que no hacía hasta asegurarse por completo de que el diseño alcanzado era el óptimo. En ese instante llamaba a uno de sus empleados (cuando los tenía) y le describía una única vez y verbalmente el diseño que debía reproducir. Resulta lógico que nunca lograra formar un equipo estable y, de hecho, muchos historiadores afirman que este método de trabajo ha privado a la humanidad de un gran número de invenciones, que se perdieron para siempre en los circuitos neuronales del inventor. Todo lo contrario que Edison o Westinghouse, que contaban con una interminable plantilla de científicos e ingenieros contratados para exprimir todas y cada una de las ideas que pudieran llevar a una patente.

 

Aficiones

Se trata de la parte más personal del videocurrículum, en la que Tesla confiesa sus gustos refinados, como cenar diariamente en el Waldorf Astoria. De hecho, Tesla vivió en este legendario hotel -ubicado en los terrenos actualmente ocupados por el Empire State Building- durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial. Por otro lado, las exhibiciones en las que millones de voltios recorrían su cuerpo se convirtieron en una estupenda publicidad para la energía alterna en contra de lo que publicitaba Edison, su enemigo en la famosa guerra de las corrientes. Por último, su obsesión por el número tres y sus múltiplos es una de sus más afamadas manías y obsesiones. No es casualidad que este documento fuera encontrado en la habitación 3327 (divisible entre tres) del hotel New Yorker. Y qué decir de las palomas. Pero de esto ya hablaremos.

 

Intereses profesionales

“Busco magnate inversor y valiente capaz de invertir en varios proyectos de frontera que llevarán a la humanidad a la máxima expresión tecnológica” ¿Qué magnate? ¿Cómo pretendía circular este videocurrículum? ¿De qué proyectos hablaba? ¿A quién se dirigía fuera de plano? Y, sobre todo, ¿realmente pensaba conseguir veinte millones para ciencia en esta época?

 

Fuente: teslablog.iaa.es

Entradas relacionadas

¿Qué opinas?, deja tu comentario.

(required)
(required)

Nota: Se permite código HTML. Tu correo electrónico nunca será publicada.

Subscríbete para comentar