BoliviaGasGeneraciónHidroeléctricaMercado EléctricoNoticiasPetroleoTérmicaTransmisión

Bolivia: Nivel de reservas de electricidad para este año aún no es el adecuado

La energía eléctrica es fundamental para garantizar el buen vivir de los ciudadanos de un país o de una región. La demanda de energía eléctrica, en casi la gran mayoría de los países crece en proporciones mucho más elevadas que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB); así, un crecimiento del PIB cercano al 5% demanda un crecimiento eléctrico cercano al 7%.

 

Esta situación no es ajena a Bolivia y las tasas de crecimiento de energía eléctrica en los últimos años han estado por encima del crecimiento del PIB que ha oscilado alrededor del 4 al 5,5%, sostiene un estudio realizado por Gas Energy.

 

En este sentido, advierte que para mantener abastecida la creciente demanda es necesario planificar y tener oportuna entrada de nueva oferta de generación eléctrica y también transmisión que satisfaga esta demanda.

 

Además, sugiere velar porque se tenga un margen de seguridad (sobreoferta) cercano al 20% y así tener reservas para casos de contingencias como mantenimientos programados y no programados, pocas lluvias que afectan a las hidroeléctricas y otras situaciones imprevistas que puedan presentarse.

 

“En Bolivia esto no ha ocurrido desde hace ya varios años y la oferta de generación y transmisión no ha acompañado con un buen nivel de reservas la demanda del país. La evidencia de esto son los sucesivos cortes de energía que se han dado en varias ciudades del país, en especial en la época seca y previa a la época de lluvias que se inicia en diciembre. Los perjuicios son conocidos por todos que van desde pérdida por el aparato productivo, molestia para los ciudadanos y quema de equipos que consumen electricidad”, asegura.

 

BAJO NIVEL DE RESERVAS

Este panorama, si bien da un alivio, deja al país con incertidumbre porque el nivel de reservas para este año aún no es el adecuado, indica el estudio. Según datos del Comité Nacional de Despacho de Carga (CNDC), los valores de la demanda para los meses de febrero, marzo y abril serían de 1.127 MW, 1.154,2 MW, 1.157,6 MW, respectivamente; en tanto que la oferta para los mismos meses, de: 1.173,2 MW, 1.274,7 MW y 1.268,3 MW.

 

De esta manera, las reservas disponibles para estos meses serían de 46,3 MW, 120,5 MW, 110,6 MW, frente a reservas requeridas de 111,46 MW, 114,16 MW, 114,49 MW.

 

De igual manera durante el 2013, la diferencia entre oferta y demanda es muy estrecha y cualquier falla puede llegar a desabastecimiento, afirma el estudio. De acuerdo al CNDC, la oferta para los tres primeros meses del año 2013 oscilaría entre 1.368,4 MW y 1.372,9 MW; la demanda estaría entre 1.223,4 MW y 1.276,2 MW.

 

Por lo tanto, las reservas disponibles estarían entre 145 MW y 96,7 MW, frente a reservas requeridas de 121 MW y 126,22 MW.

 

PROYECTOS TERMOELÉCTRICOS

Para paliar la problemática de abastecimiento el gobierno, a través de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), está implementando el Programa Estratégico de Abastecimiento (PEA 2011-2013) dentro del Plan Energía Sostenible para Bolivia 2011-2020.

 

En el marco del PEA, en Carrasco, Cochabamba, en noviembre de la anterior gestión se ha puesto en marcha una turbina a gas natural de 25 megavatios (MW) de capacidad. Mientras tanto, en Trinidad se ha instalado en diciembre pasado 20 MW base diésel que se encuentra interconectado al Sistema Interconectado Nacional (SIN).

 

El estudio realizado por Gas Energy recuerda que el diésel oil importado está a un costo de más de $us 20 el millar de BTU (MMBTU), cuando el precio en Bolivia es de 1.25 $us/MMBTU y el de exportación está entre 8 y 10 $us/MMBTU.

 

De acuerdo al Programa Estratégico de Abastecimiento, en febrero de 2012 entrará a funcionar otra turbina en el Kenko, El Alto de La Paz, con 25 MW de capacidad nominal “pero que con las pérdidas por la altura sólo producirá 17 MW. Es decir con alto nivel de ineficiencia”.

 

El informe de la consultora indica que en febrero próximo entrará a funcionar el 50% del ciclo combinado de Guaracachi con 40 MW y el otro 50% con otros 40 MW en mayo o junio “si no hay más retrasos como los que se han presentado en los dos últimos años”.

Asimismo, en julio del presente año se terminará la línea a Tarija que se interconectará al SIN y donde podrán integrarse (ya instalados) los 7 MW hídricos de San Jacinto y 6.25 MW térmico en La Tablada.

 

Finalmente, para el 2013 se contemplan los siguientes ingresos: Tres unidades térmicas entre Yacuiba y Villamontes, una de 40 MW que debería entrar en marzo de 2013, otra de 40 MW para junio y otra de 40 MW para diciembre. También para ese año se tendría lista la línea para unir e integrar el Chaco con el SIN.

 

Por otra parte, dentro del plan óptimo (a menor costo) del Comité Nacional de Despacho de Carga (CNDC) se encuentran también dos unidades térmicas que deberían entrar en operación el 2013 en Tarija y Bulo Bulo, así como la entrada de Misicuni como aporte hídrico el 2014 con 80 MW.

 

“Si las inversiones y proyectos de ENDE se cumplen, el 2015 se tendría la operación hídrica San José con 120 MW. Si no se empieza este proyecto en los primeros meses de 2012, probablemente el 2013 y 2014 se añadirán más térmicas de emergencia”, dice el informe.

 

GENERACIÓN TÉRMICA

A pesar de tener inmensos recursos hídricos, el parque de generación en Bolivia es cada vez más térmico principalmente con base en el gas natural. Los bajos precios de gas para las térmicas no permiten bajo despacho eficiente la remuneración de los nuevos proyectos hidroeléctricos y es por esa razón que continúa la expansión del sistema en base a la generación térmica, según Gas Energy.

 

En este sentido, el porcentaje térmico actual está cercano al 65% y el hídrico en 35%. El estudio de Gas Energy estima que el parque de generación en Bolivia crecerá en los dos próximos años con básicamente térmicas a gas y contará con menos de 28% de hidroelectricidad en la matriz para el 2014.

 

PLANES EMERGENCIALES

“Los planes emergenciales no son óptimos para la economía del país y para los precios de la electricidad. El carácter emergencial siempre resulta en costos más elevados. Es por esto que ENDE, en calidad de casi único operador del parque generador, tiene que empezar los proyectos a tiempo y hacer que los costos sean menores”, indica el documento.

 

Además, expresa que los proyectos detallados en el Plan del CNDC en generación y transmisión, especialmente los hídricos, deben comenzar a implementarse oportunamente para utilizar las abundantes reservas de agua y dejar de usar gas natural que puede exportarse o trasladarse a la petroquímica para otros usos.

 

“Si el plan del CNDC no es seguido estrictamente con inversiones oportunas, los bolivianos tendremos o más racionamientos o energía más cara de los proyectos emergenciales”, concluye.

Fuente: Hidrocarburos Bolivia

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar