DistribuciónTransmisión

USA: El departamento de energía tendía a mantener los antiguos programas y oponerse a nuevos enfoques

El exsecretario de Estado de Energía de Estados Unidos, Steven Chu, ha redirigido su carrera hacia el apoyo a empresas emergentes.

 

Foto: Steven Chu
Foto: Steven Chu

 

Como importante científico en activo,Steven Chu rompió el molde cuando se convirtió en el secretario de Estado de Energía de Estados Unidos en 2009. Durante sus cuatro años en el cargo, hizo del Departamento de Energía un lugar más innovador al crear la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados en energía, o ARPA-E, para respaldar proyectos que aún no estuvieran preparados para recibir inversiones privadas. También creó los denominados Innovation Hubs, para reunir a personas de distintas disciplinas para que trabajasen sobre problemas relacionados con la energía, y renovó la financiación para la investigación solar. Chu, quien compartió el Premio Nobel de física en 1997 y dirigió el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley antes de ser nombrado secretario de estado, ha vuelto a arrancar su grupo de investigación en la Universidad de Stanford (EEUU). En una conversación con David Talbot, el corresponsal jefe de MIT Technology Review, reflexiona sobre su paso por el Gobierno y habla sobre las cuestiones relacionadas con la investigación y tecnología que le mantienen ocupado actualmente.

 

¿Qué fue lo que más te frustró o decepcionó de tu estancia en el Departamento de Energía de EEUU?

 

A veces era frustrante el trato con la prensa. Muy a menudo los reporteros o sus editores querían «fabricar noticias» generando polémicas.

 

Dentro del departamento había una inercia a mantener los antiguos programas sin cambios y una oposición a los nuevos enfoques. Por ejemplo, en la investigación de biocombustibles, quería crear una gran red para atrapar nuevas ideas, pero me encontré con la resistencia a hacer nuevas investigaciones que no encajaran en la lista de definiciones existentes de combustibles establecida por el Departamento de Agricultura. Quería que las nuevas ideas se financiaran basándonos en sus méritos y preocuparnos por las clasificaciones después.

 

¿Cuál te parece que fue tu mayor éxito y cuál tu mayor error?

 

Mi mayor éxito fue que fui capaz de reclutar a científicos e ingenieros muy capaces. Además, como científico en activo -por las noches o los fines de semana- estaba mejor colocado para hacer las preguntas correctas. Quizá mi mayor error fue depender demasiado de «expertos» en las cuestiones no científicas al principio de mi mandato. Algo especialmente cierto si el consejo venía de agoreros a quienes les preocupaban más las reacciones en contra que hacer lo correcto.

¿Qué debería intentar hacer el presidente Obama en el campo de la energía en los dos años que le quedan de mandato?

 

El presidente Obama, a través de la Agencia de Protección Medioambiental está haciendo lo correcto al insistir en fijar estándares de emisiones de mercurio, partículas y dióxido de carbono para todas las centrales eléctricas mayores de un determinado tamaño. Me gustaría que empezara un debate sobre políticas para países que tienen una influencia significativa en el carbono o que están trabajando para ser menos intensivos en emisiones en cada industria concreta.

 

Por ejemplo, las emisiones de carbono de la producción de una calidad concreta de acero varían muchísimo. Tenemos que pensar en cómo impedir que las industrias de fabricación y extracción dejen de migrar al producto más barato y contaminante. China está trabajando mucho por reducir la intensidad de emisiones de CO2 de sus industrias y probablemente ponga un precio a las emisiones. Creo que China y EEUU pueden ser los líderes a la hora de iniciar este debate.

 

¿Qué proyectos te interesan ahora?

 

Cuando salí del Departamento de Energía, muchas empresas me pidieron que me uniera a sus juntas directivas. Escogí muy pocas, entre ellas Amprius [una start-up de la Universidad de Stanford (EEUU) que está desarrollando baterías de ion-litio]. El profesor Yi Cui [miembro en 2004 de los Innovadores menores de 35 de MIT Technology Review] y yo hemos estado pensando en nuevos enfoques para las baterías de ánodo de litio. Hemos publicado un par de artículos sobre nuevos enfoques. Se sabe desde hace mucho que una batería de cátodo de litio azufre puede tener una densidad energética cinco veces mayor. También buscamos una batería duradera capaz de cargarse 10 veces más rápido. Evidentemente, como con toda la investigación, podemos tener éxito o no, pero creo que tenemos posibilidades

 

También estás en la junta de una start-up canadiense llamada Inventys. ¿Por qué?

 

Intento ayudar con algunos de los aspectos más técnicos de la captura de carbono en centrales de gas natural, pero también de carbón, acero o cemento. Actualmente los métodos convencionales que usan aminas [productos químicos que absorben y después liberan el dióxido de carbono a distintas temperaturas] son demasiado caros. Esperamos poder reducir los costes de captura a 15 dólares por tonelada de CO2 (unos 13 euros) ya que las tecnologías actuales, una vez escaladas, costarían unos 60 dólares por tonelada (unos 52 euros). Llegar a los 15 dólares haría que la captura de carbono fuese factible en EEUU y China.

 

¿Cuál es el avance rompedor fundamental en física que más te gustaría ver?

 

Los avances rompedores, por definición son una sorpresa imprevista que conduce a grandes cosas.

 

Fuente: technologyreview.es

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar