ActualidadEólicaNoticias

Cómo avanza la energía eólica en Brasil

La energía eólica ya es la segunda fuente más grande de la matriz energética brasileña. Según la Asociación Brasileña de Energía Eólica (ABEEólica), la capacidad instalada en el país alcanzó 16 GW en el primer semestre de 2020. Hay 637 parques eólicos y 7.738 aerogeneradores.

En 2019, la industria eólica invirtió R $ 13,6 mil millones en Brasil, según datos de Bloomberg New Energy Finance (BNEF). La energía eólica generó 55,9 TWh, un 15% más que en 2018.

En un promedio mensual, es suficiente para abastecer a 28,8 millones de hogares por mes en 12 estados. Esto equivale a una población de 86,3 millones de personas, considerando tres habitantes por hogar.

¿Qué es la energía eólica?

La energía eólica se produce a partir de masas de aire en movimiento, es decir, el viento. Se utiliza convirtiendo la energía cinética de traslación en energía cinética de rotación.

Ventajas de la energía eólica.
Los beneficios socioeconómicos y ambientales de la energía eólica provienen del hecho de que es renovable y tiene un bajo impacto en sus sitios de instalación y operación.

Como los parques eólicos no emiten CO2, solo en 2019, se evitaron las emisiones de 22,85 millones de toneladas de dióxido de carbono. Según ABEEólica, la cantidad es equivalente a la emisión anual de aproximadamente 21,7 millones de automóviles.

Además, genera ingresos y mejora la vida de los propietarios con el pago de arrendamientos, que están sujetos a impuestos, por poner en funcionamiento más de 7,000 aerogeneradores.

La producción coexiste con otras actividades y permite al propietario continuar plantando o criando animales. De esta manera, también ayuda a permanecer en el campo y capacitar a la mano de obra local.

Sector en expansión en Brasil
La matriz eléctrica brasileña está formada por hidroeléctrica (59,6%), eólica (9,3%), biomasa (8,7%), gas natural (8,6%), petróleo (5,2%), SHP y CGH (3,5%), carbón (2,1%), energía solar fotovoltaica (1,7%) y nuclear (1,2%).

Este balance reúne datos de ABEEólica y la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel), de junio de 2020.

El desarrollo de la industria de la energía eólica en Brasil puede explicarse por la calidad de los vientos brasileños. Son estables, con la intensidad adecuada y sin cambios bruscos de velocidad o dirección.

Tienen un factor de capacidad, ya que mide la productividad del viento, por encima del promedio mundial. En 2019, el factor de capacidad global promedio fue del 34%; en Brasil fue del 42,7%. Durante la «cosecha de los vientos», de junio a fin de año, hubo un mes promedio del 59%.

Con más y más parques eólicos en funcionamiento, en 2020, Brasil alcanzó la 7ª posición en el Ranking Global del Consejo Mundial de Energía Eólica (GWEC). La estimación del sector es que el país tendrá alrededor de 24,2 GW de capacidad instalada para 2024, considerando las subastas ya realizadas y los contratos firmados en el mercado libre.

En una entrevista al sitio web oficial de la Asociación, la Presidenta Ejecutiva de ABEEólica, Elbia Gannoum, analizó cómo la pandemia de Covid-19 afectó al sector.

«Está claro que habrá un impacto, porque la caída de la demanda fue grande y esto debería afectar las próximas subastas en el mercado regulado, pero todavía creo que es demasiado pronto para hablar sobre los números de este impacto, porque el mercado libre se mueve rápido y ha crecido mucho».

Según el Boletín anual de generación eólica de 2019, considerando la representatividad y el suministro, la generación por fuente de viento fue responsable del 9.71%, que alcanzó el 14.17% en el pico de la cosecha eólica en agosto, en promedio de la generación total inyectada. en el Sistema Interconectado Nacional (SIN).

La captura de energía eólica.
La energía mecánica de la rotación de la turbina eólica, o aerogeneradores, acciona un generador de energía eléctrica por un eje y luego se convierte en electricidad a través de inducción electromagnética que da como resultado una corriente alterna.

Para implementar proyectos para la instalación de un parque eólico, es necesario producir Estudios de Impacto Ambiental (EIA), que son la base del Informe de Impacto Ambiental (Rima).

Estos documentos detallan las acciones definidas para minimizar los posibles impactos negativos de la actividad.

Un ejemplo es el hecho de que las turbinas eólicas cambian el paisaje local y también pueden afectar el comportamiento migratorio de las aves, causando accidentes con las aves que alcanzan las palas del rotor.

También debe considerarse su impacto sonoro porque el viento, al llegar a las palas de la turbina, produce un ruido constante. Por lo tanto, deben instalarse al menos a 200 metros de hogares o áreas residenciales.

Fuente: evwind.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba