Ir al contenido

9 noviembre, 2017

Vas a querer llorar: descubren que las lágrimas son una fuente de electricidad

La capacidad de generar electricidad aplicando de presión, conocida como piezoelectricidad directa, es una propiedad de materiales como el cuarzo, capaces de convertir la energía mecánica en energía eléctrica y viceversa. Las aplicaciones de estos materiales van desde resonadores y vibradores en teléfonos móviles, o sónares ubicados en las profundidades del océano hasta la realización de imágenes de ultrasonido. Desde hace tiempo también se sabe que el hueso, el tendón y la madera poseen piezoelectricidad.

 
descubren que las lágrimas son una fuente de electricidad

 

Pero ahora, investigadores del Instituto Bernal de la Universidad de Limerick (Irlanda) han descubierto que la aplicación de presión a una proteína, que se encuentra en las claras de huevo y las lágrimas, puede generar electricidad. Los autores del estudio, que se publica en Applied Physics Letters, observaron que la proteína lisozima es abundante, además de en claras de huevo de aves y en las lágrimas, en la saliva y la leche de mamíferos.

 

La estructura de los cristales de lisozima se conoce con precisión desde 1965, y son fáciles de elaborar a partir de fuentes naturales, dicen los autores, que añaden que el descubrimiento puede tener aplicaciones de gran alcance. Afirman que, al ser un material biológico, no es tóxico, y por eso podría tener muchas aplicaciones innovadoras, tales como revestimientos electroactivos, antimicrobianos para los implantes médicos.

 

Siendo naturalmente biocompatible y piezoeléctrica, la lisozima podría presentar una alternativa a los colectores de energía piezoeléctricos convencionales, muchos de los cuales contienen elementos tóxicos como el plomo. Las aplicaciones futuras del descubrimiento pueden incluir la liberación de fármacos en el cuerpo usando lisozima como una bomba fisiológicamente mediada que limpia la energía de su entorno.

 

La electricidad cumple innumerables funciones en nuestra vida cotidiana. Pero ahora también puede ser el ingrediente de tu próximo plato estrella: agua, dióxido de carbono, microbios y electricidad. Vale, eso de los microbios puede parecerte no del todo apetecible, pero investigadores finlandeses han creado de esta manera un lote de proteínas de una sola célula que es lo suficientemente nutritivo como para servir de cena, utilizando un sistema alimentado con energía renovable, según informaba hace unos días Futurism. La comida sintética fue creada como parte del proyecto Food From Electricity, que es una colaboración entre la Universidad Tecnológica de Lappeenranta (LUT) y el Centro de Investigación Técnica VTT de Finlandia.

 
Fuente: nmas1.org

Entradas relacionadas

¿Qué opinas?, deja tu comentario.

(required)
(required)

Nota: Se permite código HTML. Tu correo electrónico nunca será publicada.

Subscríbete para comentar