Ir al contenido

9 febrero, 2017

Una vieja mina de oro puede ser la solución para almacenar energía renovable

Australia convertirá sus dos pozos en un circuito cerrado de agua que generará energía cuando sea necesario y la consumirá cuando la demanda sea baja. Es un proyecto único en el mundo.
 
Al norte de Queensland (Australia) dos enorme agujeros en el suelo están a punto de ser aprovechados. Los que en su día fueran los pozos gemelos de la mina de oro Kidston pronto se convertirán en un hogar para almacenar enormes cantidades de energía.

 

Foto: El parque solar propuesto para Kidston, adyacente a la antigua mina de oro. Crédito: Genex.

Foto: El parque solar propuesto para Kidston, adyacente a la antigua mina de oro. Crédito: Genex.


 

Las instalaciones hidroeléctricas no son ninguna novedad, pero esta da una nueva vuelta de tuerca: el agua fluirá cuesta abajo desde un pozo al otro, lo que generará electricidad. Y cuando la demanda de electricidad sea baja, el agua se bombeará hacia arriba donde se almacenará para su futuro uso. Incluso este tipo de instalación de bombeo hidroeléctrico es bastante común, pero el complejo Kidston es único porque empleará la misma agua una y otra vez (aunque tiene licencia para aprovecharse de un cercano dique para abastecerse en caso de ser necesario).

 

Genex, la empresa responsable del proyecto, calcula que habrá suficiente agua para generar 300 megavatios de energía durante siete horas ininterrumpidas. La electricidad para el bombeo vendrá o de la red o de un parque solar de 50 megavatios en construcción en las inmediaciones.
Un objetivo más amplio es que las instalaciones de Kidston se conviertan en un caso de estudio sobre cómo almacenar la energía procedente de parques solares o eólicos para ayudar a allanar el suministro de energía a la red cuando el viento no sopla y el Sol no brilla.

 

La cuestión de cómo almacenar grandes cantidades de energía renovable trae de cabeza al sector y limita su capacidad de sustituir a los combustibles fósiles. La persistencia del problema ha dado paso a soluciones que varían entre simples baterías enormes hasta proyectos para bombear aire hacia cuevas subterráneas y para impulsar un tren lleno de rocas cuesta arriba.

 

Pero el bombeo hidroeléctrico, una tecnología mucho más avanzada, representa el 99% del almacenaje energético a gran escala del mundo, según The Guardian. Para ello, normalmente hace falta un gran apoyo de la Madre Naturaleza en forma de un río cercano que proporcione una fuente inagotable de agua. Pero si las instalaciones de Kidston funcionan según el plan, podrían convertirse en una nueva forma de almacenar energías renovables.

 
Fuente: technologyreview.es

Entradas relacionadas

¿Qué opinas?, deja tu comentario.

(required)
(required)

Nota: Se permite código HTML. Tu correo electrónico nunca será publicada.

Subscríbete para comentar