Ir al contenido

18 octubre, 2016

Panamá: Tercera línea de transmisión del país lista a finales del 2016

El tercer corredor también denominado Tercera Línea a nivel de 230 KV, consiste de una línea de doble circuito con capacidad de 400 MVA por circuito, el cual busca el aumento en la capacidad de transmisión de energía del sistema (aumento total de 800 MVA) y aumento en la confiabilidad del sistema.

 
panama-tercera-linea-de-transmision
 
LOS OBSTÁCULOS
 

Pero, ¿por qué un proyecto de importancia nacional ha presentado un retraso de tres años?, le preguntó este diario al secretario nacional de Energía, a lo que Urrutia respondió que fue ‘un problema de Gobierno’.

 

Según Urrutia, durante el mandato de Ricardo Martinelli no se le dio la importancia necesaria a la tercera línea de transmisión eléctrica, por considerar que el proyecto era una ‘ñamería’.

 

‘En un momento dado, la junta directiva dejó el proyecto y decidió no incluirlo en el presupuesto, para no gastarse la plata’, señaló el funcionario de Energía.

 

Otro de los problemas que ha enfrentado la obra ha sido la servidumbre.

 

Etesa debe identificar los tramos en los que la obra pasa por un terreno privado, para hacer un acercamiento con los propietarios y explicarles los procedimientos y posteriormente iniciar la negociación para una indemnización, ya que Etesa no compra propiedades, sino que arrienda el espacio utilizado.

 

‘La población se va haciendo cada día más consciente de sus derechos y se molesta más cuando una línea debe pasar por su casa, por lo que piden más compensación’, expresó Urrutia.

 
SUBESTACIONES
 

La obra de esta tercera línea de transmisión presenta avances significativos en sus tres frentes, principalmente, entre las subestaciones de Veladero (Chiriquí) y Llano Sánchez (Coclé).

 

Según informó Etesa, a este tramo solo le hace falta energizarlo para que empiece muy pronto a funcionar.

El proyecto también incluye la modernización de cuatro subestaciones, ubicadas en Chiriquí, Coclé, Panamá Oeste y la capital, que estarán encargadas de distribuir la energía que ingresa a la matriz energética nacional.

 
LA MATRIZ ENERGÉTICA
 

Mientras se avanza en la construcción de la tercera línea de transmisión eléctrica, las entidades del sector han iniciado la explotación de otras fuentes de energía.

 

Pero, ante la incertidumbre de si serán cancelados o no algunos proyectos hidroéléctricos en la provincia de Chiriquí, surge la duda de cómo se suplirá la energía que requerirá el sistema energético en el futuro.

 

‘Yo no apostaría mucho por nuevas plantas hidroeléctricas’, dijo Barría, quien considera que la falta de estas tampoco afectaría al mercado de energía, porque las fuerzas del ‘mercado están enviando un mensaje diferente’ y ‘están diciendo que las nuevas tecnologías eólica y solar requieren cada vez menos inversión en activos’.

 

En otras palabras, según Barría, con estas nuevas fuentes se podrá producir energía a un precio más barato.

 

En este sentido, Urrutia prevé que para resolver el problema fundamental del crecimiento del sector energético se deberán utilizar fuentes alternas.

 

‘Se necesita diversificar las fuentes, porque solo con hidroeléctricas nos vamos a quedar cortos’, sostuvo el secretario nacional de Energía.

 

El proyecto Tercera Línea de Transmisión Eléctrica de Panamá tiene como objetivo aumentar la capacidad de transmisión de energía y la confiabilidad en el sistema, para el beneficio de más de un millón de ciudadanos.

 

De esta manera, se logrará mejorar la calidad de los servicios actuales y contribuir con el desarrollo del país, en momentos en que experimenta uno de los crecimientos económicos más pujantes de la región.

 

El proyecto, impulsado por el Gobierno Nacional a través de la Empresa de Transmisión Eléctrica S.A. (ETESA), fue adjudicado a Odebrecht Ingeniería y Construcción Internacional en 2013 para el desarrollo y ejecución del diseño, suministro, construcción y financiamiento de la Tercera Línea de Transmisión Eléctrica de Panamá.

 

La tercera línea de doble circuito tiene una extensión de 301 km desde Veladero, en Chiriquí, hasta Condado del Rey, en la ciudad capital, con una capacidad para transportar 800 MW. La misma se construye, paralelamente, al norte de las líneas 1 y 2, ya en operación.

 

Serán 857 torres, con una distancia aproximada de entre 300 y 400 metros entre las estructuras.  La altura promedio es de 30 a 48 metros y en casos especiales, como el del cruce del Canal de Panamá, podrán tener de entre 120 a 140 metros de altura.

 

Cabe destacar, que previo al inicio de la obra se llevaron a cabo diversos estudios para definir el mejor trazado de la ruta, considerando las características del suelo y cuidando los aspectos ambientales y sociales. Las torres están diseñadas para soportar el viento y las cargas sísmicas en nuestro país. El sistema de construcción permite adaptarse a diversas situaciones geotécnicas y superficies topográficas, además sus diseños siguen normas nacionales e internacionales, así como las especificaciones técnicas de ETESA.

 

Los trabajos también conllevan la adecuación de 4 subestaciones existentes: Veladero (Chiriquí), Llano Sánchez (Coclé), La Chorrera (Panamá Oeste) y Panamá (Capital), que permitirán monitorear y operar las tres redes desde el Centro Nacional de Despacho (CND) a través de cables de fibra óptica.

 

El desarrollo del proyecto ha generado 2,000 empleos, directos e indirectos, en las provincias por donde transcurre la obra. Este personal recibe capacitación mediante programas de Salud, Seguridad y Ambiente, orientados al fortalecimiento y crecimiento de los Integrantes en la Organización.

 
Fuente: odebrecht.com.pa

Entradas relacionadas

¿Qué opinas?, deja tu comentario.

(required)
(required)

Nota: Se permite código HTML. Tu correo electrónico nunca será publicada.

Subscríbete para comentar