Distribución

¿Cómo se transporta la electricidad?

En los últimos años, las empresas de luz han intensificado la producción de electricidad mediante fuentes de energía renovables. Este régimen especial para la obtención energía, tiene una alta eficiencia energética y un bajo impacto ambiental.

Pese al auge, aún se sigue obteniendo energía mediante al régimen ordinario.  Dicho régimen, se encarga de generar electricidad a gran escala.

Para poder transportar y distribuir la luz a todos los consumidores, las empresas de luz tienen instalado una compleja red de cables eléctricos.

Uno de los inconvenientes que encontramos en el transporte de la energía eléctrica, es que esta no puede ser almacenada en grandes cantidades. Por este motivo ha de producirse constantemente.

Es importante tener presente que no toda la red eléctrica tiene las mismas características. Cuándo más cerca está de su lugar de destino, el nivel de voltaje disminuye. Si no redujera de forma progresiva su tensión, podría provocar una explosión de las instalaciones eléctricas.

Las empresas de luz, utilizan líneas de transporte para transportar la electricidad.  Estas, están constituidas por un elemento conductor, que suelen ser cables de cobre o aluminio, y por elementos de soporte, las llamadas torres de alta tensión

Ahora bien, es importante tener presente que no toda la red eléctrica tiene las mismas características y que existen diferentes tipos.

Tipos de red de transporte:

A continuación se detalla cuáles son los tres tipos de red de transporte que utilizan las empresas de luz según el nivel de tensión que soporta.

  • Líneas de alta tensión (AT). El transporte eléctrico en distancias muy largas, genera un coste superior a las empresas de luz. A fin de reducir las inevitables pérdidas de energía que surgían en estos trayectos, se crearon las líneas de alta tensión. Tiene la capacidad de transportar energía eléctrica a una tensión desde 400.000 hasta 30.000 voltios.
  • Líneas de media tensión (MT). Este tipo de líneas, hace referencia a las instalaciones que llevan el transporte eléctrico a una tensión entre los 30.000 y 1.000 voltios. Su recorrido suele finalizar en centros de transformación.
  • Líneas de baja tensión (BT). Estas últimas, son las encargadas de llevar la energía hasta el punto de destino para que pueda ser utilizada por el consumidor. La tensión es inferior a los 1.000 voltios.

Finalmente, las empresas de luz colaboran junto al Gobierno de Estado para poder solventar de forma rápida cualquier problema en las redes de distribución. De esta forma, si hay un problema en el transporte, siempre será posible recibir energía procedente de otro centro de producción y satisfacer las necesidades de la población.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar