ActualidadCuriosidades

Las zapatillas del futuro cargarán tu ‘smartphone’ con la energía generada al andar

La ‘start-up’ Pavegen instala baldosas que aprovechan la energía de los pasos, y quiere colocar esa tecnología dentro de tus zapatos.

 
energyshoesx299
 

Los niños llevan aprovechando la energía de sus pasos desde 1992, cuando la marca de calzados L.A. Gear lanzó unas zapatillas que se iluminan. Mientras, los adultos desperdiciamos esta energía generada por el simple hecho de andarcon nuestros zapatos convencionales. Considerando que la persona media da unos 216 millones de pasos a lo largo de su vida, hablamos de un desperdicio importante.

 

El inventor Laurence Kemball-Cook quiere cambiar esto a través de dos elementos: el calzado y el suelo. En 2009, Kemball-Cook fundó Pavegen, una empresa cuyas baldosas pueden capturar la energía de los pasos. La tecnología utiliza la compresión para retener una pequeña parte de la energía creada cuando un humano pisa la baldosa. Se han instalado estas baldosas en más de 100 proyectos por todo el mundo, incluido un estadio de fútbol en Rio de Janeiro (Brasil) y un terminal del aeropuerto de Heathrow en Londres (Reino Unido). La energía es almacenada en baterías dentro de las baldosas, donde puede ser empleada para alimentar la iluminación, la publicidad digital y las soluciones de navegación, que guían a los usuarios por un espacio mediante unas flechas direccionales.

 
energyshoesx519
 

Ahora, Kemball-Cook y su equipo de I+D han centrado su atención en el calzado, con la esperanza de emplear los mismos principios que aplicaron a las baldosas para aprovechar la energía personal. «La idea es que la fuente de energía sería de fácil acceso para el portador del calzado», explica Kemball-Cook, que ha estado hablando con importantes fabricantes de calzado como Nike y Reebok sobre las maneras de las que se podría incorporar esta tecnología a los productos de consumo. «Podrías ir al trabajo andando y cargar el móvil de camino en lugar de esperar hasta llegar a casa. Los corredores podrían cargar sus reproductores de música sobre la marcha».

 

La tecnología de Pavegen genera electricidad cuando una pelota de fútbol comprime una de las baldosas (hasta siete voltios a 12 voltios CC, lo suficiente para alimentar una farola LED durante unos 30 segundos). Para evitar la sensación de andar sobre un terreno poco firme, la baldosa sólo cede unos cinco milímetros. El llamado efecto piezoeléctrico incluye bobinas de cobre e imanes, cuya disposición es actualmente secreta. Un zapato utilizaría un sistema similar, uno que contrasta fuertemente con las zapatillas que se iluminan y que, en el caso de L.A. Gear, utilizaron mercurio, un producto químico y tóxico para crear una conexión eléctrica cada vez que el usuario daba un paso. Kemball-Cook dice que un sistema incorporado al calzado podría monitorizar los pasos del portador de forma inalámbrica, rastreando los patrones del andar sin requerir el uso de un reloj inteligente o un dispositivo similar.

 

«Parece natural que empecemos a explorar cómo adaptar las nuevas tecnologías para capturar esa fuerza que invertimos en andar en nuestras vidas cotidianas», dice Kevin Martel, el fundador de Harrys of London (Reino Unido), un fabricante de calzado boutique que se interesa por la combinación de tecnologías innovadoras con el diseño de gama alta. «Mira cómo se desgastan la mayoría de las suelas del calzado por la fuerza ejercida sobre ellas cada día, es algo increíble que puede ser aprovechado de muchas maneras«.

 

De hecho, el principio ya ha sido explorado por las Fuerzas Armadas de EEUU, que han probado el uso de rodilleras deportivas para obtener y almacenar energía. Esta tecnología resulta demasiado abultada y engorrosa para ser utilizada por los consumidores, pero hay otros inventores que trabajan en soluciones para capturar la energía personal por unos medios más elegantes. Tejas Shastry presentó hace poco AMPY, un dispositivo que inventó junto con otros dos alumnos de doctorado, Alex Smith y Mike Geier, de la Universidad de Northwestern (EEUU). AMPY se lleva en el bolsillo, capturando y almacenando la energía cinética generada por los movimientos de los iones ambientales. Una hora de uso de smartphone equivale a unos 5.000 pasos.

 

La tecnología de Pavegen podría resultar mucho más eficiente, pero existen unos problemas importantes y específicos a resolver en comparación con las robustas baldosas. «La tecnología necesita ser mucho más pequeña y ligera, además de poder soportar presiones de pisadas a un ritmo mayor de lo habitual», explica Kemball-Cook. «Con nuestras baldosas, la tecnología está bien amarrada dentro de un contenedor, la propia baldosa, pero con el calzado todo tiene una proximidad mucho mayor».

 

Efectivamente, no hay necesidad de minimizar el tamaño de una baldosa de aprovechamiento energético, su reto consiste meramente en averiguar cómo maximizar la producción energética. La problemática cambia con los zapatos, donde la eficiencia debe equilibrarse con el tamaño y el coste. Y exactamente cómo transferir la energía desde el calzado hasta el móvil es una pregunta aún sin contestar.

 

También está la cuestión del confort. «La gente quiere dos cosas básicas de su calzado: comodidad y función», afirma Martel. «La clave será adaptar la tecnología para un compuesto de suela que funcione, pero que también proporcione un confort excepcional. Existen unos grandes avances en la tecnología de suelas de goma que podrían aprovecharse. Pero, al fin y al cabo, tiene que resultar atractivo. La tecnología ha de ser bella».

 
Fuente: technologyreview.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba