Ir al contenido

3 enero, 2016

El gran ‘boom’ de las baterías de almacenamiento se producirá a partir del 2020

Con el ritmo de caída de los costes, para esa fecha los usuarios podrán amortizar las instalaciones en cinco o seis años, según un informe de UBS.

 

Sistema-de-baterías-de-almacenamiento-de-Indy-Power-Systems

 

El punto de “compra masiva” de baterías almacenamiento para los hogares podría llegar en el plazo de cinco años, según  un  informe de UBS, según el cual en esa fecha se habría llegado a un punto en el que el periodo de recuperación de la inversión para los sistemas de almacenamiento para los hogares con instalaciones fotovoltaicas sería de tan solo cinco ó seis años.

 

El informe del sector eléctrico de UBS dice que si los costes del sistema de almacenamiento siguen cayendo un 20% al año, como la propia UBS ha predicho y como lo han hecho en los últimos 18 meses, por otros cinco años –seis años para los hogares sin energía solar- los hogares con sistemas fotovoltaicos podrán amortizar sus instalaciones en cinco o seis años.

 

Según el informe, la instalación de baterías de almacenamiento  pude proporcionar un ahorro de entre 585 dólares (sin fotovoltaica) y 660 (con fotovoltaica) al año en electricidad,  una cantidad que según dice UBS en su informe, “debería hacer el almacenamiento un poco más atractivo para los hogares”.

 

“No esperamos que los hogares se desconecten de la red”, dice el informe, que señala que “los hogares híbridos son una solución económica desde el punto de vista del consumidor y deseable desde el punto de vista de la red”.

v

Si la energía solar a gran escala tenía un precio lo suficientemente bajo al mediodía, dice el informe, incluso los hogares sin energía solar estarían motivados  para instalar sistemas de almacenamiento, por lo que podrían cargar la batería durante el mediodía y consumir la energía más barata por la noche. “Si el consumidor ve un precio atractivo del  almacenamiento, con retornos en periodos de 5 ó 6 años, pensamos que es muy probable que se los financien ellos mismos”, dice el informe.

 

El informe señala que en el modelo híbrido, los hogares utilizan algunos sistemas de almacenamiento para maximizar el autoconsumo de la electricidad solar generada  en sus azoteas, mientras que todavía está conectado y dependiente de la red.

 

“La red –dice el informe- todavía tiene que ser pagada por el aumento de los costos fijos, pero la utilización  de su capacidad de almacenamiento crece y la inversión en almacenamiento debe significar menos inversión en la red en términos de pico y de la capacidad en gran parte no utilizada, pero más inversión en la inteligencia de la red”.

 

El informe señala que el almacenamiento podría también ayudar a gestionar las oscilaciones en la producción que se produce en las instalaciones fotovoltaicas a media tarde, antes de que empiece a repuntar la generación eólica. Así, en países con  mucha capacidad en las azoteas, como le ocurre a Australia, un  millón de hogares con una batería de almacenamiento de 7kWh-el 15% de los 6,6 millones que cuentan con instalaciones fotovoltaicas en e país-  serían capaces  de proporcionar cerca 2-3 GW de electricidad en un momento dado.

 

En definitiva, “en unos años el almacenamiento debería ser lo suficientemente económico como para transmitir la confianza necesaria  y convertirse en una herramienta que ayude a lidiar con la volatilidad de una mayor penetración renovable y también puede ser un gran tema de inversión para los minoristas “, concluye UBS.

 
Fuente: elperiodicodelaenergia.com

Entradas relacionadas

¿Qué opinas?, deja tu comentario.

(required)
(required)

Nota: Se permite código HTML. Tu correo electrónico nunca será publicada.

Subscríbete para comentar