Artículos TécnicosMercado EléctricoPetroleo

El ocaso de la economía del petroleo

El desafío más complejo que deberá afrontar la actual civilización industrial es la construcción de un modelo económico basado en el aprovechamiento masivo de recursos renovables, en el ahorro y en la eficiencia energética y en la reducción de las emisiones de efecto invernadero inherentes a las actividades económicas.

 

La civilización del petróleo

 

La premisa fundamental de esta afirmación es sencilla: el petróleo, el recurso fósil más importante para la economia globalizada y base de infinidad de productos industriales ha entrado en una fase de inexorable agotamiento. En este artículo se presenta una reflexión sobre los posible escenarios ante el problema del pico del petróleo así como algunos muy ilustrativos documentos visuales.

 

El pico del petróleo es el tema más acuciante en el análisis del futuro de la civilización humana. Es el principal asunto que deberían discutir los dirigentes políticos de cualquier sociedad moderna y elaborar las estrategias adecuadas a cada país para abordar un muy probable escenario de agotamiento de petróleo.

 

La historia del petróleo es la historia de la humanidad en los últimos 150 años. El petróleo ha permitido el acceso a una energía altamente concentrada y barata que se ha convertido en el motor del alto nivel industrial alcanzado por algunas sociedades humanas en el siglo XX y XXI pero también ha creado grandes desigualdades y miseria en muchos países del planeta.

 

El cenit de la producción de crudo

La importancia del pico del petróleo está asociada a la garantía del suministro energético mundial, por tanto, la incertidumbre de disponibilidad de este recurso afectará a todas las actividades económicas que se desarrollan en cualquier país moderno y hábitos y costumbres cotidianas de las sociedades modernas con una gran adicción al petróleo.

 

El gran crecimiento económico experimentado en las sociedades industrializadas desde finales del siglo XIX se debe al descubrimiento del petróleo y la aplicación de los derivados del petróleo en el transporte, la agricultura, la industria química, la medicina y un infinito número de aplicaciones.

 

adiccion

 

El pico del petróleo no es un tema novedoso, fue propuesto por el geofísico M. King Hubbert en el año 1956 quien describió el comportamiento de un pozo de petróleo a lo largo de su vida de producción y predijo que el pico de petróleo en los Estados Unidos se alcanzaría el año 1970.

 

history_of_us_oil_production_1900_2006_po202

 

La extracción de petróleo en cualquier pozo, en cualquier yacimiento, en cualquier país productor sigue una curva definida que alcanza un punto máximo de producción denominado cenit o pico del petróleo. El pico de extracción de petróleo no puede ser superado ni con nuevos descubrimientos ni con más perforaciones de pozos.

 

El petróleo al ser un recurso fósil tarde o temprano se acabará y la discusión se deberá centrar en el reemplazo de este combustible en sociedades industrializadas con una elevada adicción a los derivados del petróleo. Es indiferente que el agotamiento del petróleo se alcance en 10, 20 o 50 años, lo imprescindible es estar preparados para una situación de escasez energética que transformará la concepción de la vida tal como se concibe actualmente.

 

Existen innumerables propuestas asociadas al momento en que llegará el pico del petróleo y su agotamiento final. Todas estas predicciones del pico del petróleo se basan en modelos matemáticos implementados por investigadores, científicos, institutos y empresas petroleras. El común denominador de las curvas de producción de petróleo coinciden en que este recurso fósil se acabará tarde o temprano.

 

Figura-11

 

Figura-81

 

El agotamiento de los recursos petroliferos

 

Según datos de British Petroleum BP en 2009, en relación a la producción de crudos convencionales (crudos ligeros y condensados de gas natural), 30 de los 54 estados productores de petróleo han superado el cenit de producción, 10 han entrado en una suave reducción de la extracción de petróleo y tan sólo 14 continúan aumentando su producción anual.

 

La Agencia Internacional de la Energía en el informe “World Energy Outlook 2010” indicó que la producción de crudo convencional se había estabilizado en unos 70 millones de barriles diarios. La industria petrolera considera que existen pocas probabilidades que ese valor sea superado.

 

Figura-3

 

Asimismo,  la Agencia Internacional de la Energía pronostica una importante tasa de declive de los actuales yacimientos de petróleo. Al nivel actual de declive, la producción de crudo convencional en el año 2015 sería de 51 millones de barriles diarios en 2015 y de  27 millones de barriles diarios en 2030.

 

Figure-4

 

Se observa una reducción de 43 millones de barriles diarios (excluyendo los aumentos de producción obtenidos a partir de la aplicación de técnicas de mejora de la recuperación del pozos depletados). Esto implica que entre 2010 y 2030, para mantener la capacidad de producción al nivel del año 2010 y cubrir los posibles incrementos de la demanda prevista de aproximadamente 21 millones de barriles diarios en ese periodo, es necesario que la industria petrolera descubra nuevos yacimientos con una capacidad productiva cercana a los 64 millones de barriles diarios, un volumen equivalente a seis veces la producción actual de Arabia Saudita en un día.

 

La declinación de los descubrimientos de yacimientos de petróleo son un indicador muy inquietante que corrobora la gravedad del agotamiento de este preciado recurso fósil a pesar del espectacular desarrollo de la tecnología de exploración y las técnicas de aprovechamiento de los pozos depletados así como el acceso a zonas anteriormente inexploradas (regiones polares, aguas profundas y ultraprofundas).

 

Figura-5

 

El petróleo no convencional

 

La Agencia Internacional de la Energía informa que desde el año 2000 hasta el 2006, el volumen de petróleo descubierto en los nuevos yacimientos alcanzo un promedio de 16.400 millones de barriles por año. El consumo anual de petróleo convencional y no convencional en el año 2010 fue de aproximadamente unos 35.000 millones de barriles anuales, se observa claramente que se acentúa un inquietante desfase entre nuevos descubrimientos e incremento anual del consumo.

 

Los “grandes” descubrimientos de los últimos años como Tupi en Brasil, Vaca Muerta en Argentina y Aldous Major South Avaldsnes en Noruega representan un moderado porcentaje del consumo mundial, las reservas totales de estos tres yacimientos cubrirían la demanda mundial de petróleo de algo más de 100 días.

 

Figura-10

 

En un futuro cercano, el desfase entre el incremento de la demanda y la reducción de la producción de crudo ligero será cubierto por los recursos petrolíferos denominados como no convencionales. Entre estos recursos se incluyen a las arenas petrolíferas o arenas asfálticas (oil sands o tar sands), los petróleos extrapesados, los esquistos bituminosos (oil shales), los crudos provenientes de las regiones polares y de aguas profundas y ultraprofundas, los líquidos de gas natural así como los combustibles sintéticos derivados de la conversión gas a líquidos (gas-to liquids o GTL). de carbón a líquidos (coal-to-liquids o CTL) y de biomasa a líquidos (Biomass-to-liquids o BTL).

 

En el año 2008 los combustibles no convencionales y biocombustibles suministraron el 15 % de la demanda anual de petróleo. La producción de combustibles no convencionales y biocombustibles ha venido experimentando un continuo incremento en las últimas décadas. A inicios de la década de los setenta cubrieron 4 millones de la demanda de barriles diarios mientras que en el año 2008 suministraron 12,9 millones de barriles diarios.

 

Del total de combustibles convencionales y no convencionales, el 11% provino de los líquidos de gas natural. Los crudos extrapesados y las arenas petrolíferas aportaron un 3,4 % del consumo diario de petróleo, unos 2,68 millones de barriles diarios. Los biocombustibles aportaron 1,45 millones de barriles diarios, es decir,  el 1,8 % mientras que los petróleos polares, el 1,1 %, unos 840.000 barriles diarios aproximadamente.

 

El coste de la producción del petróleo no convencional

 

El rango actual de los costes de producción se configuran en función de los precios de los crudos no convencionales y biocombustibles. Los costes indicados no incluyen las emisiones de CO2. Un signo inequívoco que el petróleo barato llego a su final.

 

Figura-9

 

Las empresas petroleras y un importante grupo de especialistas afirman que los recursos petrolíferos convencionales y no convencionales (exceptuando los biocombustibles) se podrían estimar en unos 9000 billones de barriles, a día de hoy se han consumido unos 1000 billones de barriles y según la Agencia Internacional de la Energía con la tecnología actualmente existente se podría extraer unos 3000 billones de barriles de petróleo.

 

Figura-12

 

Los escenarios futuros de la sociedad del petróleo

 

Los escenarios posibles ante un ineludible desabastecimiento mundial del crudo podrían ser los siguientes:

 

  • Los países altamente industrializados y grandes consumidores de petróleo se apoderaran de las zonas de importantes recursos petrolíferos asegurando durante unas décadas el suministro energético necesario que garantice el crecimiento económico de sus sociedades e imponiendo severas condiciones económicas a los países no poseedores de recursos petrolíferos.
  • Los países altamente industrializados y los países en desarrollo inician un proceso de despetrolización acelerada que permita establecer las bases de un sistema energético eficiente, renovable, sostenible, respetuoso con el medio ambiente y especialmente centrado en el ahorro y la drástica reducción del consumo energético y de recursos fósiles.
  • El desfase entre producción y consumo de petróleo genera profundas crisis en el actual sistema económico afectando de forma generalizada el bienestar de las sociedades humanas (pérdidas de puestos de trabajo generalizado, incapacidad de satisfacer las necesidades básicas de amplios sectores de la población, profundas recesiones económicas, establecimiento de regímenes fascistas que controlen el malestar de los ciudadanos, colapso de las complejas sociedades humanas). Una situación económica insostenible que conducirá a la humanidad hacia una encrucijada existencial nunca antes vista.

 
Artículo realizado por el Ing. Alberto Rios

 

Fuente: albertorios.eu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba