Ir al contenido

11 julio, 2015

1

Puerto Rico: Herramientas sofisticadas para hurto de electricidad

La Autoridad de Energía Eléctrica AEE entrena a agentes especiales para combatir el robo de electricidad en la Isla. Ahora los criminales utilizan bípers, tarjetas internas y fotocélulas.

 

Más allá de barrenar contadores y usar imanes para consumir electricidad sin pagar, ahora los ladrones echan mano de una sofisticada tecnología para hurtar este servicio.

 

Utilizar dispositivos tipo bíper para prender y apagar un contador, modificarle las tarjetas internas y colocarle fotoceldas que apagan el medidor cuando cae la noche son algunos de los mecanismos tecnológicos disponibles hoy día para robar luz, reconoció la AEE.

 

En el caso de los bípers, se utilizan aparatos similares a los de los automóviles. Así, con solo apretar un botón a la distancia se logra activar o desactivar un contador. Para lograr esta operación se necesitan mecanismos auxiliares, explicó Luis Sánchez Rodríguez, quien fuera supervisor en la AEE y ahora ofrece adiestramientos en la corporación pública.

 

Solo la AEE está autorizada a intervenir un contador según lo establece el Código Penal, el Reglamento Complementario al Código Eléctrico Nacional y el Reglamento de Términos y Condiciones Generales para el Suministro de Energía Eléctrica.

 

Sánchez Rodríguez tuvo a su cargo, en días recientes, el adiestramiento de los agentes del Negociado de Investigaciones Especiales (NIE) que combatirán el hurto de luz y de agua. El hombre, quien posee grados asociados en programación de computadoras y en electricidad, también es técnico de refrigeración y perito electricista.

 

Otra modalidad para robar luz consiste en modificar las tarjetas internas de los contadores, para que no registren la energía consumida o registren una cantidad menor, explicó.

 

art288-afinidadelectrica-puertorico-fraude

 

Tan serio es el alcance de esta cultura del hurto de luz que hasta existen páginas en internet que explican cómo alterar los contadores de la AEE, indicó el experto.

 

Empleados de la AEE que laboran en la División de Corte-Cobre (área de la AEE que maneja los problemas de hurto) mencionaron otras dos nuevas modalidades: el uso de fotoceldas (sensores que se activan con la luz) y cortar un cable interno del contador.

 

Las fotoceldas son colocadas en el interior de un contador y funcionan como un interruptor. Cuando anochece apaga el contador y restablece su operación cuando sale sol, explicaron los empleados. “Así, cuando va un empleado, ve que el contador está funcionando”, dijeron.

 

art288-afinidadelectrica-puertorico-precinto

 
Costo que paga el cliente
 

“Hay diferentes modalidades, pero la más común es el imán. Es la más fácil y lo otro, que es un poquito más técnico, es intervenir el contador para hacer que el registro sea un poco más lento. Hay diferentes modalidades”, dijo el director ejecutivo de la AEE, Otoniel Cruz.

 

La AEE pierde anualmente más de $200 millones en hurto de luz. La corporación pública pasa esta millonaria pérdida a los clientes que sí pagan la luz a través de la fórmula de ajuste por combustible. Eso explica por qué las promesas para bajar el costo de la luz tengan como norte atajar el problema del hurto. De hecho, el tema mantiene inmerso al País en una discusión sobre el dilema ético-legal del legislador José Luis Rivera Guerra por irregularidades en su consumo de luz. La indignación también fue latente cuando se le imputó uso indebido de luz al exsecretario de Educación, Jesús Rivera Sánchez.

 

Los viejos trucos
 

Aun con las nuevas técnicas, todavía se detectan viejas modalidades para hurtar energía, como el barrenar el contador o removerlo de su base.

 

“También sé de gente que le pone un resistor en el contador o fuera del contador. Quien hace el trabajo ilegal le dice al abonado que prenda todos los enseres de la casa para que no registre una baja súbita en la luz”, explicó un empleado de la AEE.

 

Sánchez Rodríguez agregó que otras técnicas menos innovadoras para burlar el sistema consisten en colocar cables directos a la base del contador o poner un interruptor en la pared trasera de este, desde el interior de la casa.

 

art288-afinidadelectrica-puertorico-acta

 

También hay quienes se conectan directamente a un cable externo, aéreo o subterráneo de la AEE. “Es gente que se arriesga porque se pueden matar”, dijo. “El libro de uso indebido es infinito. No hay nada escrito en piedra que sea solo lo que yo digo”, subrayó Sánchez Rodríguez.

 

Los videoscopios
 

Como parte de los mecanismos para investigar estas prácticas ilegales, la AEE tiene equipos que se valen de pequeñísimas cámaras. Estos aparatos, llamados videoscopios, se insertan en la base del contador y permiten descubrir irrregularidades, indicó Virginia Gómez, portavoz de la AEE. Sin embargo, los empleados de la corporación consultados relataron que ese equipo -que puede costar entre $30,000 a $40,000 cada uno- no se les provee rutinariamente, sino en casos específicos y bajo la asistencia de un supervisor.

 

La AEE tiene solo 17 empleados en sus siete regiones para combatir el hurto y en marzo deben tener 60 adicionales, dijo el director ejecutivo de la AEE.

 

“No vamos a escatimar en invertir en tecnología y recursos humanos para combatir el hurto. La forma de nosotros proteger los ingresos de la Autoridad y estabilizar financieramente la Autoridad es combatir el hurto y volver a recuperar ese dinero que hoy día no se está facturando”, dijo.

 

art288-afinidadelectrica-puertorico-cables

 

Indicó que actualmente entre los 1.5 millones de abonados de la AEE hay instalados tres generaciones de contadores de luz. Los contadores más recientes pretenden ser menos vulnerables a alteraciones. Tienen una cubierta plástica y no en cristal, su contenido mecánico no es visible, posee dos sellos y no tienen tornillos en la parte trasera en donde usualmente se colocaba un resistor.

 

Modelaje
 

Aunque la AEE se enfoca en estos días en ser más rigurosa contra el hurto de luz, los casos del exsecretario de Educación, Jesús Rivera Sánchez, y del representante José Luis Rivera Guerra dan un mensaje de impunidad.

 

“Se supone que nosotros como funcionarios debemos tener unos estándares mucho más altos que una persona normal”, dijo el director ejecutivo de la AEE, Otoniel Cruz, arriba.

 

Reiteró que, como Rivera Guerra no es abonado de la AEE, planifican una alianza con la Oficina de Gerencia y Permisos para detectar casos como el de él.

 

El costo del hurto de energía
 

Anualmente la Autoridad de Energía Eléctrica pierde una cantidad sustancial de ingresos por el Hurto de Energía eléctrica en Puerto Rico. Cuando se hurta energía su costo se transfiere a los clientes honestos. Como en cualquier otro negocio, las pérdidas económicas por Hurto de Energía aumentan los costos operacionales. Estos costos, por sí, son altos sin añadir el agravante del hurto.

 

Amenaza a la seguridad
 

El Hurto de Energía representa un peligro a la seguridad. Las intervenciones con el contador o las líneas conllevan peligro de explosión, incendio, descargas eléctricas, daño a la propiedad y hasta la muerte. Los peligros potenciales del Hurto de Energía no solamente involucran al ladrón, sino a los miembros inocentes de la familia, amigos, vecinos y empleados de la Autoridad de Energía Eléctrica.

 

Pobres y ricos se roban la luz con pillos
 

Mientras la mayoría de los puertorriqueños sudan la gota gorda para pagar los altos costos de electricidad que factura la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), hay un porciento considerable de usuarios, residenciales, comerciales e industriales, que no pagan la totalidad de la energía que consumen, y esa pérdida, que se estima hasta en $400 millones, se la pasan a los abonados en su factura.

 

art288-afinidadelectrica-puertorico-gabinete

 

La AEE no ha provisto un estimado de cuántos clientes, de los 1337847 residenciales, 127489 comerciales y los 721 industriales activos, incurren en el robo de luz que todos pagamos ni a cuánto asciende la pérdida por el hurto de luz.

 

“Ni la propia Autoridad sabe cuánto específicamente es el hurto de electricidad. Ellos en ocasiones mencionan que es de $200 millones; y en otras ocasiones hablan de $400 millones, pero la realidad es que la Autoridad tiene pérdidas técnicas y no técnicas como el hurto de electricidad. Esa partida va a energía producida sin contabilizar”, expuso el presidente de la Unión de Empleados Profesionales Independientes de la AEE (Uepi), Evans Castro.

 

“En el año fiscal anterior, esta energía sin contabilizar ascendía a los $750 millones. Ahí se incluía el hurto de luz y los abonados lo pagamos en la factura”, sostuvo Castro.

 

Aseveró que la energía producida sin contabilizar denota la falta de eficiencia de la AEE tanto para identificar el hurto como la pérdida de energía.

 

“Desde enero de 2009, le presentamos al ingeniero Miguel Cordero y al ingeniero Josué Colón un sinnúmero de recomendaciones para reducir el costo de electricidad y mejorar las operaciones y cayeron en oídos sordos. Le presentamos una plantilla para incluir empleados de diferentes unidades para identificar el hurto, atacarlo y reducirlo en millones de dólares, un factor que tanto afecta en nuestras facturas. Nunca nos tomaron en consideración”, dijo.

 

En esa pérdida, reiteró, entra el ajuste por combustible, que describió como el zafacón de las pérdidas que tiene la AEE.

 

“Nos lo cobran en la factura y nos cobran también los subsidios. Todos, incluyendo los municipios”, afirmó.

 

art288-afinidadelectrica-puertorico-hurto

 

El presidente de la Unión de Trabajadores de la Industria y Riego (Utier), Ángel Figueroa Jaramillo, comentó que para buscar todas las cuentas morosas públicas y privadas “hay que buscar una van”.

 

“Lamentablemente, el sistema usa este subterfugio. Si yo tengo dos casas, una en Villa Carolina, si no pago la cuenta, me cortan. Esa deuda se pasa a la otra cuenta. Nosotros tenemos una sección en el edificio central de cuentas al por mayor que se han ido desmantelando”, acotó.

 

Explicó que, aunque existen unas brigadas especiales para estos cobros, en la práctica se han ido anulando y se pasan las cuentas a las comerciales, que son muchas por cobrar y tiene el mismo curso que las residenciales.

 

“Si tengo una cuenta comercial de $1 millón, y está colocada con otras muchas cuentas residenciales, voy a cobrar muchas cuentas y dejo eso (el millón), porque a nosotros nos evalúan por productividad”, señaló.

 

Una epidemia
 

El hurto de luz, según conocedores, ocurre a lo largo y lo ancho de Puerto Rico y en todos los sectores socioeconómicos: altos, medios y bajos.

 

Las intervenciones que hace la unidad que maneja el hurto de luz de la AEE son confidenciales. Primera Hora supo que se hacen intervenciones en urbanizaciones exclusivas, como Encantada, en Trujillo Alto. En estos sectores suelen poner resistores potentes en “omiaje” para impedir que lean el consumo real de energía, pues tienen dinero para pagar a una persona que les coloque “un buen pillo”.

 

Pero el robo de luz se da mucho también en urbanizaciones de clase media. En Canóvanas, por ejemplo, han intervenido contadores en Ciudad Centro, Los Caciques y San Isidro. En Río Grande, han intervenido contadores en Río Grande Spring.

 

art288-afinidadelectrica-puertorico-inspectores

 

Ya cercano a Carolina, en los sectores Hill Brothers, una comunidad pobre, y en Villa Prades también han hecho intervenciones. En Ponce, han hecho operativos en Villa del Carmen y Glenview Garden. En Santa Isabel, en Playita Cortada. En Yauco, en el sector de El Cerro. En la región oeste también hay una alta incidencia de robo en clientes comerciales.

 

“Esas urbanizaciones estuvieron bien cundiítas”, dijo una fuente, refiriéndose a los operativos.

 

En dos semanas intervinieron cerca de 20 contadores, lo que representa ajustes de $2000 a $20000. “Los ajustes en ese ratito fueron de $150000 a $200000”, precisó la fuente.

 

Lo triste es que a los ciudadanos que se atrasan 60 días en sus pagos les interrumpen el servicio de electricidad, y los que se la roban, aun cuando los intervienen, lo que se hace es colocarles otro contador. La fuente indicó que, aun cuando lo cambian, la Autoridad se tarda en registrar el cambio en el sistema porque no tienen suficientes empleados. Al no podérseles facturar el consumo real legal, los abonados “rehabilitados” siguen acumulando una deuda que será difícil de cobrar.

 

Modalidad del robo
 

La intervención más común que realizan los abonados que hurtan luz es directamente al contador. De diez abonados que se detectan en la Autoridad “para conocimiento positivo”, o sea, para visitarlos, es que ya tiene un “resistor” o algún otro dispositivo que altere el funcionamiento normal del medidor contador.

 

“Se lee remotamente. Se va viendo la variación de consumo. Yo vengo y me alquilo una casa y los primeros meses pago $416 un mes, $475, otro, y mantengo un consumo similar por varios meses. Luego le coloco un resistor al contador y no se refleja el 100 por ciento del consumo”, expuso.

 

La urbanización Encantada fue utilizada de ejemplo. Si se ve una variante demasiado obvia, que está pagando seis meses corridos $400 de electricidad y después baja a la mitad y a menos de la mitad, se imprime y le dicen a un brigadista: “Visítate a este cliente”. Cuando llegan y chequean el contador, si sale positivo, se lo llevan e instalan uno nuevo.

 

art288-afinidadelectrica-puertorico-medidor

 

Cuando el abonado interviene con un medidor, comúnmente instalan un resistor que hace que el contador vea menos consumo.

 

En barriadas y sectores de bajos recursos, el cliente tiende a intervenir la toma de servicios o le instalan un jumper a las bases de los contadores.

 

“Es que hay un sinnúmero de irregularidades. Le cortan la luz por pago, viene el cliente y rompe el sello. Hay unos plásticos, hay dos cuchillas del lado de carga, que es lo que lee. Se le instalan camisillas plásticas para que no se lea. Rompen el sello y le meten unos jumpers atrás. Hay gente que le instala fotoceldas bien pequeñas, de un tamaño bien diminuto”, indicó la fuente.

 

“En el caso de personas que tienen dinero, colocan resistores en los contadores porque tienen para pagar por eso”, agregó.

 

“El pobre te pone un pillo porque no tiene chavos. Esa gente tiene el dinero y van a mandar a instalar los resistores para pagar menos luz. Tienen piscinas. Tienen de todo. Todo depende de la cantidad de equipo que tenga y del resistor que instale”, dijo.

 

El abonado controla su consumo usando las facturas como guía. Si viene más bajita de la cuenta, tiene que usar más equipo para disimular.

 
Fuente: afinidadelectrica.com.ar

Entradas relacionadas

  1. avatar
    Alejandro Escobar
    Jul 23 2015

    Es ridiculo decir que la autoridad no puede calcular el robo de electricidad pero si puede calcular el valor que tendra el kw en un periodo. Para ello la autoridad deberia desconocer cuanta energia produjo, por lo cual haria que lo estimado a producir para el siguiente año sea una estimacion y no un calculo.

    Responder

¿Qué opinas?, deja tu comentario.

(required)
(required)

Nota: Se permite código HTML. Tu correo electrónico nunca será publicada.

Subscríbete para comentar